LEYENDA

¿Qué procedería hacer?, simplemente romper la pared más abajo, cerca del piso y salir de aquella duda, de aquella emocionante curiosidad que envolvía a los participantes. Pues manos a la obra, se hizo la horadación del grueso muro y la tarea tuvo éxito, las bien fundadas  sospechas de don Porfirio de que ahí había algo fueron comprobadas.

Dicen, apareció ante su vista un enorme y fabuloso tesoro en barra de metal precioso y monedas de oro que ahí había sido depositado a granel, el cual se “desgranó” libremente por la rotura, para gran sorpresa, susto y emocionante satisfacción para aquellas dos personas.

leyenda
Leyenda del tesoro Hotel Posada Don Porfirio

Esa es la versión que la gente vieja de El Fuerte contaba con gran seguridad y que según parece sucedió en la década de 1930 y hubo detalles posteriores que indicaron que aquel hallazgo fue de proporciones muy considerables por su magnitud.

Los niños siempre dicen la verdad

 

Nazario

Como por ejemplo quienes en aquel tiempo eran chamacos de ocho y diez años y muy amigos de Nazario el hijo varón único de Don Porfirio, cuentan que éste con toda la inocencia que da la niñez les narró a sus compañeritos de juego que en su casa su papá había sacado mucho dinero de una pared, esos niños eran Chico Barreras y el Cheque Orozco (+).

El carro misterioso

   Luego también algunos viejos policías de servicio nocturno de esa época como Severo  “El Pitoto” y su hermano Filemón  contaban que a media noche llegaba a El Fuerte un  misterioso vehículo de forma y características no usual, no como los demás carros muy pocos por cierto- que en la ciudad circulaban.